¿Cómo despega y aterriza un avión?


Todos los pasajeros están sentados, cinturones abrochados y listos para despegar. El avión se dispone a alzarse al aire. En la cabecera de la pista, el piloto estabiñiza los motores y en caso de qu eno haya ningún fallo aplica la potencia adecuada para el despegue en esas condiciones.  La potencia máxima dependerá de las características del propio avión, del peso en vacío (sin combustible ) del avión, la presión atmosférica, la temperatura y de la distancia a recorrer, factores que además determinarán la cantidad de combustible necesaria para el vuelo.
En el momento en que se consigue alcanzar la velocidad, el aparato recorre la pista hasta el avión alcanza la velocidad de rotación momento en el que el piloto eleva el morro del avión con el manejo del timón de profundidad, que hace pivotar al avión y las alas aumentan así la fuerza de sustentación, lo que permite el despegue.
De nuevo los pasajeros están todos sentados y con los cinturones puestos. Vamos a realizar la operación más difícil, el aterrizaje. Se trata de una maniobra compleja en la que intervienen varios factores: la dirección del viento, las turbulencias, la selección del campo, los obstáculos, peso del avión, las condiciones atmosféricas, el planeo y el efecto suelo. Llega el momento del ‘flare’, es decir, cuando el avión avisa “Retard Retard”, el piloto retrasa las palancas de potencia y el avión planea dulcemente hasta el suelo. Con los “flaps” desplegados las alas, en cierta medida, se convierten en una especie de paracaídas. Cuando el tren delantero toca suelo, los motores entran en función reversa  con lo que, en lugar de producir el avance del avión, lo frenan. Hemos llegado!

Acerca de Spanair-La de todos
Ya conectamos Barcelona directamente con 64 ciudades y con más de 1.000 gracias a nuestra red. Y cada día más destinos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: