Escápate a Nápoles


Su nombre griego ‘Neapolis’ significa ‘ciudad nueva’. Dos mil ochocientos años después de su fundación, Napoli conserva el encanto de ser un lugar indeterminado entre nostalgia e indolencia. B uona sera, signorina, buona sera, it is time to say goodbye to Napoli’… Los filmes del neorrealismo italiano habían impregnado de una fascinación nueva a ciudades y gentes de la Italia de los años 50, y Hollywood correspondía con glamour a aquella nueva visión sobre la vida y el escenario donde se desarollaba.
Napoli, siempre nueva y siempre vieja, se ha adaptado y ha sobrevivido a multitud de invasiones,
tiranías y culturas, y testigo de ello son el conglomerado de estilos que rezuman sus calles y gentes. Napoli es una de las ciudades más antiguas y ricas en historia. Sus 2.800 años de vida han creado innumerables estratos que se iniciaron como colonia griega con el nombre de Parténope. Posteriormente, ya bajo el nombre de Neapolis, formó parte del Imperio Romano, que ambicionaba las fértiles tierras de Campania para abastecerse de cereales y productos de huerta.  A pesar de ser una ciudad que a Roma solo le interesaba como despensa y complejo portuario, Napoli desarrolló una intensa vida cultural.

Vuelos a Nápoles desde Barcelona

Los napolitanos conservan una idiosincrasia autónoma y diferenciada respecto al resto de Italia; las dificultades con que la historia la castigó han ido conformando su indolencia y picardía.
Uno de los barrios más carismáticos de Napoli es el llamado barrio español, iniciado por el virrey
Pedro de Toledo. La calle que toma su nombre, via Toledo, nace de la piazza del Plebiscito, hoyrodeada de palacios señoriales y tiendas elegantes. Las galerías Umberto I dan idea de la riqueza y la ostentación de las épocas pasadas. Recorriendo las calles de este barrio español es donde nos haremos una idea de la ‘napolitaneità’ más auténtica, definida por su vida callejera, los cafés y los pequeños restaurantes que proliferan en las calles estrechas, rebosantes de ropa tendida, la imagen clásica de Napoli.
Aunque sigue pendiente de comprobar, los napolitanos se consideran inventores de los spaghetti; pero es innegable que fue Gennaro Spadacini, miembro de la corte de Fernando II, quien inventó el tenedor de cuatro puntas para
facilitar su disfrute añadiendo refinamiento.  Nápoles es la capital de Campania, una zona de tierras fértiles que han enriquecido la huerta y la gastronomía de la capital; los tomates de San Marzano y la mozzarella de búfala son
ingredientes básicos para la pizza Margherita, cuya invención se data en 1889. Como no podía ser de otra forma, la autóctona pizza Napolitana. se completa usando productos de esta variada huerta.
Un invento napolitano que puede definir la idiosincrasia de sus gentes es la Polichinela (pulcinella en italiano), creada por Puccio d’Aniello en el siglo XVII. Este títere nos da una idea de la animación que vivía la ciudad, cuyos habitantes
siempre han sido muy aficionados a la comedia, la ironía y el sarcasmo. El teatro napolitano, tan arraigado a la esencia de la ciudad, ha dado estrellas como Totò y Eduardo de Filippo. La cultura de Napoli no podría entenderse sin la música. Es la cuna de la mandolina, de la guitarra romántica, de instrumentos de percusión y de estilos tanto líricos como populares, entre los que destaca la tarantella. Napoli merece una visita en cualquier estación del año; su encanto picaresco brilla tanto en el sol de los atardeceres de verano como en las mañanas de invierno.
Napoli está rodeada de atractivos capaces de satisfacer un amplio espectro de intereses.

Acerca de Spanair-La de todos
Ya conectamos Barcelona directamente con 64 ciudades y con más de 1.000 gracias a nuestra red. Y cada día más destinos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: