Albert Bosch: “Afrontar este tipo de retos supone ir mucho más allá de la própia parte de deporte o diversión”


Albert Bosch en la cima del Everest

Albert Bosch se define a sí mismo como un apasionado de la emprendeduría y del deporte en general; y sobre todo de las actividades que comporten un cierto reto personal, una buena dosis de aventura, y que me aporten un montón de experiencias vitales en todos los aspectos. Según sus propias palabras esta es su filosofía de vida “Porqué estoy convencido de que la vida está hecha para ser vivida como una auténtica aventura”. Desde Spanair hemos patrocinado parte de su aventura. Esta semana se ha puesto a la venta su libro “Espiritu de aventura – Los 7 retos del Emprendedor” reflexión sobre el hecho emprendedor, en este caso enfocado básicamente al ámbito empresarial, pero interpretable también en muchas otras facetas de la vida.

Explícanos en qué ha consistido el proyecto Las 7 cimas del mundo ¿Cómo te preparas física y psicológicamente para algo así? El proyecto de los “7 Cims” (o las “7 Cumbres”… Se puede llamar así perfectamente, usamos los dos nombres indistintamente) consiste en escalar las montañas más altas de cada continente, entendiendo América del norte y del sur como dos continentes, y la Antártida como el séptimo.
Para afrontarlos hay tres tipos de preparación necesaria:
– Física: Estar en forma durante toda la duración del proyecto. En mi caso han sido 3 años y medio (dos montañas cada año, más el Everest en 2010). Y ello supone entrenar con cierta disciplina y constancia. Por mi actividad deportiva esto no me es complicado, pues aparte de alpinismo estoy contantemente compitiendo en todo tipo de pruebas de resistencia (Duatlones, Raids de Aventura, Ultra maratones, etcétera)
– Técnica: Tener conocimientos a un nivel muy alto de la técnica necesaria para escalar montañas que requieren compromiso. Yo práctico alpinismo desde hace 20 años, y esta experiencia la he ido adquiriendo de forma natural durante todo este tiempo.
– Psicológica: Esta es la más difícil de entrenar. En mi caso, mi intensa actividad en el mundo de la aventura, me ha ido forjando y preparando para afrontar todo tipo de situaciones extremas. He aprendido mucho tanto en otras escaladas, como en pruebas de ultra resistencia de todo tipo, como en mis 7 participaciones en el Rally Dakar.

¿Qué es más importante, estar bien preparado física o mentalmente?
Ambas cosas son importantes. Pero si bien la primera es relativamente fácil de preparar para mucha gente, la parte mental es dónde acostumbra a fallar la mayoría. Veo constantemente a deportistas o alpinistas en este caso, que están muy fuertes físicamente, pero no consiguien objetivos ambiciosos porqué les les traiciona la mente.

¿Cómo os ayuda la tecnología en este tipo de aventuras? Danos algunos ejemplos de herramientas que utilizáis.
La tecnología aporta dos factores importantes:
Por un lado nos da mayor seguridad en determinadas situaciones: Orientación vía GPS, facilidad de comunicación en caso de emergencia, etc. Por otro lado nos facilita la comunicación a nivel de márketing y difusión.
Durante todo el proyecto yo he usado teléfono satélite para voz y datos, y con ello he podido mantener actualizada mi web, que ha sigo seguida por una gran cantidad de gente. También he llevado un dispositivo llamado Race Tracker, a través del cual, la gente me podía seguir en directo y en tiempo real por la Web sobre un mapa de Google Earth…La tecnología hacer perder cierto romanticismo a la aventura, pero ayuda a estar más seguros y más comunicados para poder difundir el proyecto y tener más opciones de patrocinio.

En pleno ascenso

¿Qué has hecho cuando llegas a la cima de las 7 cimas del mundo ¿es algo épico y emocionante o estás tan agotado que solo piensas en el descenso? En casi todas las cumbres me he emocionado mucho. Es un momento de un subidón espectacular. El punto culminante de muchos esfuerzos, tanto en la montaña como en los despachos (para organizarlo todo), como en casa (por estar lejos de los tuyos tanto tiempo).
En el Mc.Kinley tuve la mayor emoción porqué toda la ascensión fue muy épica y estuvimos durante muchos días al borde del fracaso. En el Everest si que no tuve posibilidad ni de emocionarme, pues estaba tan exausto que no tenía ni energía para disfrutarlo. Era conciente de que estaba en la cima del mundo, pero entre la poca fuerza que me quedaba y la preocupación por el descenso, casi no lo viví intensamente hasta estar ya de nuevo en el collado sur.

¿Cúal es tu próximo proyecto?
Tengo un montón de proyectos. Algunos ya decididos y programados, y otros en el horno trabajándose.
De hecho, el siguiente después de culminar las “7 Cumbres” con el Everest, ya lo he hecho. Acabo de regresar de la selva amazónica, en Brasil, para disputar una ultra maratón de una semana en total autosuficiencia. Ha sido durísimo, pero hemos quedado campeones como equipos, y yo sexto a nivel individual, de entre los 92 participantes que había. Luego, en enero participo por octava ocasión en el Rally Dakar, dentro de un proyecto también muy aventurero, pues seré el primer español en participar con un Buggy de dos ruedas motrices, y sin copiloto… Estoy super motivado, pues siempre he corrido en África, y sudamérica será una absoluta novedad para mi; y estar sólo en un coche será una aventura muy dura e incierta que me apetece muchísimo.

Estos retos ¿te hacen crecer espiritualmente, y evolucionar como persona?
Efectivamente. Afrontar este tipo de retos supone ir mucho más allá de la própia parte de deporte o diversión. Lo más apasionante de superarlos es lo que uno aprende, la confianza que desarrolla, el enriquecimiento personal que comporta, la evolución que significa como persona. Si uno está abierto de mente y es mínimamente sensible, supone una explosión total en todos los sentidos. Un ejemplo de ello es el própio proyecto del Dakar que estamos preparando. Yo no quería hacer más Dakars, pues aunque vengo del mundo del motor en mis años más competitivos y jóvenes, mis valores han evolucionado mucho con el proyecto de las “7 Cumbres”… Pero una consultoría de gestión del cambio y evolución de las organizaciones, me propuso hacer un caso práctico de la evolución de la ética y los valores en nuestras propias acciones. El resultado es un macro proyecto denominado “Racing 4 Change”, que presentaremos a finales de noviembre, y que ambiciona concienciar y aportar medidas concretas para que todo tipo de activitades deportivas, incluso pruebas tan controvertidas como el Dakar, puedan tender hacia un máximo respeto hacia la comunidad y hacia el medio ambiente.

¿Qué te ayuda a seguir adelante en los momentos más duros y peligrosos?
Hay muchos motivos que te ayudan a seguir adelante. Pero todos esos motivos depende de cómo uno los trabaje, como uno los priorice, como uno los asimile en su carácter, sus deseos y su objetivo. Todos esos motivos, bien gestionados se concentran en un punto que se podría denominar “Ambición”. Y esta es absolutamente necesaria para perseverar, esforzarse y luchar para avanzar ante circunstancias muy críticas y complicadas. Además, uno siempre puede encontrar muchas razones para desistir y renunciar a subir una montaña, pero con un solo motivo que aporte el valor necesario, también se puede superar el momento y subir con decisión para arriba… Y os aseguro que luego, desde arriba del todo, el paisaje es mucho más bonito por la altura y por haberte superado a ti mismo y a tus miedos y debilidades.

¿Crees que el alpinismo es una lección permanente de humildad? Estáis tan expuestos a condicionantes que os hacen desistir o no os permiten seguir que el proyecto de años o meses se puede ir al traste por una tormenta inesperada.
Creo que cualquier actividad que requiera mucho esfuerzo y compromiso puede ser una gran lección de humildad. Y al decir compromiso me refiero a que uno se juega en ello mucho más que un puro resultado deportivo o una satisfacción personal. Por ejemplo, una maratón requiere mucho esfuerzo y disciplina de entreno, pero no comporta ningún riesgo para el que la practica; cuando se cansa, para y se va a casa. Pero escalando por encima de determinadas alturas, o en glaciares muy expuestos, o pilotando en moto sólo por la noche en el desierto, o haciendo según que actividades, uno se da cuenta de su total vulnerabilidad, y forzosamente recibe una lección de humildad, a la vez que afronta las situaciones críticas con todo su ser y todo su compromiso.

En tu web te defines como un hombre con unos puntos fuertes basados en la capacidad estratégica, resistencia física y mental, perseverancia y capacidad de reacción en situaciones críticas. Dicho todo esto serías un buen piloto. Has probado las motos, los coches, correr, escalar, triatlon, duatlon, bici, ski…¿te gustaría probar la aventura de volar?
No lo descarto, pues nunca me niego a aprender una cosa nueva. Pero hago un matíz: Aunque yo he hecho muchas actividades distintas, a mi no me gusta meramente “Probar” cosas. Todo lo que he hecho, no lo he hecho por el puro capricho de haber puesto una muesca más en mi libro de “Emociones vividas”… Siempre que hago nuevas actividades, aunque no pretendo ser el número 1, ya que ni mi edad, ni mi talento, ni mi grado de especialización me lo permitirían; si que quiero hacerlo con un nivel alto y muy digno. Por ello tengo resultados muy buenos en carreras de moto, en el Dakar en coche, en ultramaratón, he escalado las “7 Cumbres” al primer intento (y esto es estadísticamente bastante difícil), etc… Con todo el respeto, aunque no soy un absoluto especialista en un deporte concreto, siempre que hago aventuras nuevas, las afronto a partir de una evolución, una experiencia y un conocimiento de causa que me permiten tener un nivel bastante alto… Si no, probablemente habría tenido algun susto importante o, incluso letal…

Espíritu de aventura-Albert Bosch

Tres frases sobre tu libro “Espíritu de aventura” ¿A quíen va dirigido?
Mi libro va dirigido de una forma bastante concreta a los “Emprendedores”, pues lo que aporto parte de mi doble condición de Aventurero y Emprendedor, y defiendo el valor del colectivo de los empresarios que arriesgan y se comprometen en sus proyectos. Pero también puede ser leído en clave de “Actitud Vital”… Básicamente es un libro que defiende un estilo de vida valiente, en el que seamos nosotros los que llevemos el volante, y no vayamos en el asiento de atrás asegurados con cuatro cinturones y criticando todo mientras tenemos una actitud pasiva…

Acerca de Spanair-La de todos
Ya conectamos Barcelona directamente con 64 ciudades y con más de 1.000 gracias a nuestra red. Y cada día más destinos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: