Euskadi, un mundo por descubrir


Euskadi ofrece a los visitantes una excelente combinación de modernidad y tradiciones, de llanuras verdes y de costas bañadas por el azul del Cantábrico. Sus tres territorios, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, cada uno con sus matices, sus diferencias, sus parajes y su personalidad, conforman la historia del pueblo vasco. Euskadi es el destino ideal para abrir el corazón a los sentidos, y ofrece a los viajeros no sólo la riqueza de sus pueblos y ciudades, sino la calidez de su gente y la exquisitez de su cocina, una de las más valoradas del mundo. Cada una de sus capitales se distingue por poseer una personalidad muy definida, y las tres se han consolidado como destinos turísticos atractivos, que ofrecen a los viajeros todo lo que se puede esperar de una escapada urbana.
Bilbao: reinvención y sorpresas Vuelos a Bilbao
Después de dejar atrás su pasado industrial, la capital vizcaína se ha convertido en la ciudad más cosmopolita, poblada e inquieta de Euskadi, conservando el encanto de sus rincones y tradiciones más arraigadas. La ciudad está dividida en dos por el río Nervión, a lo largo del cual se extiende un agradable paseo por ambas márgenes. El singular casco viejo, completamente peatonal, es el corazón de la ciudad,con sus callejuelas salpicadas de bares, donde se pueden degustar los más exquisitos ‘pintxos’. Aquí no podemos dejar de visitar la catedral de Santiago, de estilo gótico, el prestigioso Teatro Arriaga, la animada Plaza Nueva, la antigua Biblioteca de Bidebarrieta o el histórico edificio del Mercado de la Ribera, en plena reconstrucción. Estructuras creadas por las más destacadasfiguras de la arquitectura de vanguardia, como el Museo Guggenheim, diseñado por Frank Gehry, el Centro de Ocio y Cultura  lhóndiga, diseñado por Philippe Starck, el Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna, el Bilbao Exhibition Centre
o el Aeropuerto de La Paloma, diseñado por Santiago Calatrava, vertebran el nuevo Bilbao.
Si se quiere observar Bilbao en toda su amplitud, hay que subir en funicular a la cima el monte Artxanda.
Vitoria: amplitud y calidad de vida
Su tamaño ideal, conjugado con un urbanismo moderno, planificado y amable, hacen de la capital alavesa una de las poblaciones europeas más agradables. El secreto de su éxito reside en sus amplias zonas peatonales y sus numerosos espacios ajardinados.
Su condición de centro político y administrativo de Euskadi se combina a la perfección con una arquitectura medieval de gran riqueza y con estilo propio. Su casco antiguo es un compendio de palacetes renacentistas y edificios románicos, cercado por una muralla y dos fortalezas, y un agradable espacio para el ocio, en la Plaza de la Virgen Blanca. La catedral de Santa María, bajo el lema ‘abierto por obras’, invita a conocer los entresijos de su restauración, que sirvió de fuente de inspiración al escritor Ken Follet para su obra “Un mundo sin fin’.


Los famosos Arquillos marcan la transición entre el barrio medieval y la parte nueva de Vitoria, donde destaca la Plaza de los Fueros. La calle de San Prudencio avanza al oeste hacia el Parque de La Florida, el preferido por los habitantes de Vitoria para encontrar tranquilidad. En Navidad, aquí se ubica un belén de tamaño natural compuesto por más de 300 figuras. El ensanche del siglo XIX es la principal zona comercial, que transcurre entre calles peatonales, donde destacan el edificio de la Ópera y los bellos miradores de los edificios de la zona.

San Sebastián: exclusividad y esplendor
Exquisita y única, la capital guipuzcoana puede presumir de ser la ciudad con mayor cantidad de estrellas Michelin por metro cuadrado, lo que la convierte en un paraíso para los amantes del buen comer. La bella San Sebastián sigue manteniendo en pie edificios que, en los siglos XIX y XX, acogían a la burguesía europea, como la torre de la catedral neogótica del Buen Pastor o el Palacio de Miramar. No obstante, San Sebastián ha sumado nuevas propuestas arquitectónicas, como el Kursaal, diseñado por Rafael Moneo, y no se queda atrás con los grandes proyectos. Muestra de ello es el de convertir el antiguo edificio de Tabacalera en el Centro Internacional de Cultura Contemporánea. La playa de La Concha, con la isla de Santa Clara al fondo y presidida por el monte Urgull, ofrece a los visitantes el placer de su paseo. El ‘Peine del viento’, emplazado en la bahía, es una de las esculturas que Eduardo Chillida dejó en esta ciudad inspirado por el mar. En la parte vieja se concentran algunos de los edificios más antiguos,y en los bares que llenan sus estrechas calles peatonales se pueden encontrar los ‘pintxos’ más elaborados del momento. El Mercado de La Brecha, situado en el Boulevard, es una de las arterias con más ajetreo social y comercial de la ciudad. Y muy cerca, en la calle de Aldamar, destaca el colorido de los mercados tradicionales de verdura y de productos típicos vascos. San Sebastián es también un importante centro de ocio. Destacan el Festival Internacional de Cine, donde se dan cita las más destacadas figuras del mundo cinematográfico, y la Tamborrada, que se celebra a principios de año.
Tentaciones para el paladar
Una excelente cocina tradicional, basada en ingredientes de primera calidad, y una renovadora cocina de autor hacen que los visitantes puedan elegir entre una variada oferta gastronómica. En toda Euskadi se encuentran multitud de oportunidades  para mimar el paladar, ya sea en los grandes restaurantes o en los más modestos establecimientos.
Cocina de autor
Cocineros como Martín Berasategui, Juan Mari Arzak, Pedro Subijana y Andoni Aduriz, junto con otros muchos profesionales, son hoy maestros de reconocido prestigio internacional, cuyo estilo ha convulsionado los fogones vascos.
El rito de la sidra
De enero a mayo, todo el mundo acude a beber la sidra que mana a chorro de las barricas o ‘kupelas’, mientras se degusta tortilla de bacalao, chuletón, nueces, membrillo y queso. Astigarraga, Hernani y Usurbil, en Guipúzcoa, son las localidades con mayor concentración de sidrerías.
Cocina en miniatura
La elaboración de ‘pintxos’ ha experimentado en los últimos años un proceso de sofisticación sin precedentes. Se elaboran combinando todo tipo de productos, tanto tradicionales como modernos, y las creaciones son cada vez más
complejas. La degustación de los ‘pintxos’ suele ir ligada al ‘poteo’, que consiste en ir de bar en bar degustando ‘pintxos’ y vinos.
Con ‘label’ vasco
Los productos con etiqueta ‘Eusko Label’ certifican la calidad, el control y el respeto a los sabores tradicionales, como la patata de Álava, el bonito del Norte, las alubias de Tolosa o el pimiento de Gernika.
Entre copas
También son conocidos sus excelentes tintos, producidos en la zona de La Rioja Alavesa, donde las bodegas de toda la vida conviven con verdaderos templos del diseño moderno, como las bodegas de Ysisos, creadas por Santiago Calatrava, o las del Marqués de Riscal, de Frank Gehry. También es muy valorado el txakolí, un vino blanco, de aguja, fresco y dinámico, con tres denominaciones de origen: Álava, Vizcaya y Getaria.
Especialidades con tradición
Las patatas a la riojana y la ‘porrusalda’ son los primeros platos más característicos; el bonito con tomate, el bacalao al pil-pil, el ‘marmitako’ o los chipirones en su tinta, las especialidades marineras; los caracoles y el chuletón de buey a la brasa, las carnes más populares, y el ‘goxua’ o las tejas, los postres estrella.

Más información:

http://www.bilbao.net/bilbaoturismo/
www.vitoria-gasteiz.org/turismo
www.sansebastianturismo.com

Spanair une Bilbao y Barcelona con 4 vuelos diarios y con 7 vuelos más cada día a Madrid. Desde ambas ciudades es posible conectar con los numerosos destinos Spanair. Además, Bilbao cuenta con dos vuelos semanales a Lanzarote, 2 más a Las Palmas de Gran Canaria y 4 vuelos semanales a Tenerife

Acerca de Spanair-La de todos
Ya conectamos Barcelona directamente con 64 ciudades y con más de 1.000 gracias a nuestra red. Y cada día más destinos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: