Entrevista con Fermí Puig


Por si no ha quedado claro: Puig es cocinero de la cabeza a los pies, ideólogo y militante de los dos restaurantes que dirige (Drolma y Petit Comité en Barcelona) y lider de una renovación que transformó el sólido repertorio de la cocina tradicional catalana en la rampa de lanzamiento del vanguardismo.
Querido por sus colegas, Puig ha sido pionero en muchos aspectos. Compartió servicio militar con Ferrán Adrià y, con el olfato del ojeador que descubríó a Messi, lo llevó al Bulli y lo situó en el especio idóneo para ser lo que es. También fue el primero en defender un restaurante de nivel en un hotel céntrico, una tendencia europea que, en la actualidad, vuelve a marcar la pauta. Puig es como su cocina: intenso en sus sabores, complejo en su sencillez, transversal en su discruso, exigente en sus preferencias y moderadamente radical. Su formación pasa por un paladar bien educado, inicios basados en la lógica del error como método, una estancia decisiva en Francia, mucha cultura bien asimilada y dos períodos que también le marcaron: Canarias y Andalucia.
La suma resume su caracter. Puig demuestra que son perfectamente compatibles la erudición francesa, “el seny i la reuxa” catalanes, el garbo andalúz y el picante canario. De generosidad torrencial, practica la cocina como una excusa para trabajar con geniales piratas de cuchillo y pañuelo en la cabeza, y para compartir mesa con una infinidad de amigos a los que se gana primero a través del paladar y luego con una locuacidad que seduce sin hartar. Esa capacidad de comunicaicón de los valores de la cocina le ha llevado a desplegar una faceta divulgativa muy interesante, con colaboraciones en prensa y en radio que ayudan a saciar su omnívora curiosidad.
-Ventana o pasillo: me da igual, pero en primera fila hay más espacio.
-Destino ideal: New York, París, Roma, Londres, Tokio, Maldivas… por soñar.
-Destino habitual: Londres
-Destino al que no le gustaría volver: Bilbao por las turbulencias.
-Cuantos vuelos al año: 10 0 12
-Traveler o Premium: Ambassador (soy embajador de Spanair, ¿no?)
-Tarjeta de embarque en el móvil, por internet o en papel: en papel
-Equipaje de mano o maleta: Si puedo, equipaje de mano.
-Lo mejor de volar: llegar
-Lo peor de volar: las esperas en los aeropuertos
-¿Agencia de viajes o internet? Internet
-Menú ideal: En viajes largos me llevo las provisiones, en viajes cortos no como.
-¿Cuales son sus aeropuertos preferidos? El de San Sebastian
-¿Tiene miedo a volar? No
-¿Escucha música (iPod)? Jamás
-¿Qué tipo de lectura prefiere? Soy un lector compulsivo, y a falta de un libro leo Spanorama.
-¿Qué tipo de película? La que pongan sin auriculares.
-¿Atiende a las demostraciones de seguridad que se realizan en el avión? Unos segundos, por cortesía.
-¿Sabe donde está situado el chaleco salvavidas? Sí, debajo del asiento.
-¿Recuerda su primer vuelo? Sí, en un Caravelle, a Mallorca, a finales de los 60.
-¿Qué mejoraría durante el vuelo? El espacio vital.
-¿Que mejoraría mientras espera para iniciar el vuelo? Si estás en la sala VIP nada.
-¿Le han perdido el equipaje en alguna ocasión? Sí, volviendo de Canarias, y me entregaron una maleta con herramientas sadomasoquistas.

Por Sergí Pàmies, escritor y periodista catalán.

Acerca de Spanair-La de todos
Ya conectamos Barcelona directamente con 64 ciudades y con más de 1.000 gracias a nuestra red. Y cada día más destinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: